Revista Mercado de Casas

Aprende cómo cultivar té herbal en tu propio jardín

cómo cultivar té herbal

Olvídate de comprar té en el mercado y aprende cómo cultivar té herbal con esta sencilla guía.

Aunque estamos acostumbrados a tomar nuestro té en bolsita, cultivar nuestro propio té herbal es mucho más fácil de lo que crees. 

Por siglos, el té herbal ha sido utilizado como remedio para dolores de cabeza y estomacales, pero también es una bebida perfecta para esos días lluviosos.

Tener plantas aromáticas es una excelente idea no solo porque te garantiza tener hierbas frescas, sino también porque te ahorra dinero al no tener que comprarlo. Además, te garantiza que es de calidad ya que uno mismo lo cultivo. 

Por eso, en esta ocasión te preparamos esta guía con toda la información que debes saber para llevar tu té desde el jardín a tu taza.

Lo básico sobre cómo cultivar té herbal

La mejor parte de cultivar tu propio té herbal es que es muy fácil trabajar con las hierbas. Una vez que las cosechas, simplemente debes secarlas para poder disfrutar de ellas. 

Procura tener un jardín de té herbal variado, pues muchas de las hierbas tienen propiedades curativas que pueden serte útiles.

Cada planta aromática tiene necesidades diferentes. Aunque puedes cultivar tu jardín herbal en el suelo o en macetas, las plantas de ambientes y cuidados similares deben ser plantadas juntas. 

Como regla general, así es como se deben agrupar las diferentes hierbas:

Hierbas mediterráneas

Las hierbas mediterráneas prefieren mucha luz solar y una tierra generalmente seca. Entre este tipo de hierbas se encuentran el romero, la salvia, el orégano, la mejorana, la lavanda y el tomillo.

Hierbas amantes de la humedad

Contrario a las hierbas mediterráneas, a este tipo de hierbas les gusta una cantidad adecuada de sol y una tierra húmeda. La albahaca y el perejil pertenecen a esta categoría.

Hierbas con aroma a limón

Este tipo de hierbas incluyen la verbena limón (o cedrón), el tomillo limonero y la albahaca de limón, y es ideal plantarlas juntas.

Menta

Las hierbas de menta pueden ser invasivas y por ello se recomienda que no sean plantadas con otras hierbas. Los diferentes tipos de mentas sí pueden ser plantadas juntas siempre y cuando tengan un espacio amplio para esparcirse. 

Algunas variedades de menta son la menta verde, la hierbabuena, la menta piperita, la menta naranja y el toronjil.

Cómo cosechar y secar las hierbas

Cada hierba tiene un proceso específico de cosecha que te permite maximizar su sabor. La clave para mantener tus plantas aromáticas en perfectas condiciones es que las coseches frecuentemente, pues permites que crezcan nuevas hojas saludables.

Un tip importante es procurar recolectar las hojas en la mañana para evitar que el sol afecta los aceites esenciales de las plantas.

La siguiente parte del proceso es crítica para que el té tenga un sabor delicioso. Después de recolectar las hojas de tus hierbas, es importante que las pongas a secar al aire. 

Para hacer esto, solo ata una pieza de cordón al tallo y cuelga las hojas de cabeza en un área oscura y seca de tu casa (de ser posible, evita la cocina). Espera aproximadamente una semana para que las hojas se sequen por completo. Una vez secas, las hojas guardan su sabor y fragancia de 6 a 12 meses.

Para preparar tu té, lo único que tienes que hacer es tomar una cucharada de hojas sueltas de la hierba de tu preferencia y colócalas en la cantidad de agua caliente que gustes. Puedes poner las hojas directamente en el agua o, bien, usar un difusor de té. 

Déjalas cocerse de 3 a 5 minutos. Si no usaste un difusor, pasa el té por un pequeño colador. Ahora ya estás listo para disfrutar tu té cultivado en casa.

Con información de Better Homes & Gardens.

MÁS NOTICIAS DE JARDINERÍA

Descarga la nueva edición

¡Síguenos en redes sociales!