Revista Mercado de Casas

Jardines verticales: un jardín en tu pared

Conoce qué son los jardines verticales, lo que necesitas para instalar uno en casa y qué cuidados debes tener para que enverdezcan tu hogar.

Los jardines verticales, también conocidos como muros verdes, se han usado por más de 80 años, pero en los últimos años se han convertido en tendencia como elementos arquitectónicos y de decoración de edificios. Se pueden encontrar tanto en exteriores como interiores y, pueden variar en tamaño desde un par de metros cuadrados, hasta fachadas enteras de algún edificio de varios pisos.

¿Qué es un jardín vertical?

Un jardín vertical es básicamente un muro, o parte de él, que está cubierto con diferentes tipos de plantas o cualquier otro tipo de vegetación. Debido a que los jardines verticales tienen plantas vivas, la mayoría de estos incorporan un sistema de suministro de riego, ya que regar las plantas con una manguera sería poco eficiente y complicado.

Pero, ¿sabías que estos jardines no sólo se usan como elemento decorativo, sino que también tienen otros beneficios y propósitos?

¿Cuáles son sus beneficios?

Además de los beneficios estéticos que genera la utilización de un jardín vertical, éstos pueden ayudar a mejorar la calidad del aire no sólo porque las plantas eliminan naturalmente el dióxido de carbono y producen aire rico en oxígeno, sino también por que las plantas pueden filtrar el aire a su alrededor mediante absorción y limpieza de contaminantes. 

Otro beneficio que no puede se ignorado es que estos elementos actúan como una capa aislante de los edificios y ayudan a reducir su temperatura general causada por la radiación solar, además de que reducen la cantidad de calor que se escapa durante el invierno.

Por otra parte, los jardines verticales pueden hacernos más felices y productivos, ya que nos acercan a la naturaleza. Llevar elementos naturales a lugares donde generalmente no hay ayuda a elevar nuestro estado de ánimo, haciéndonos más alertas y optimistas. Un concepto también conocido como biofilia.

Algunos investigadores han demostrado que estos muros verdes pueden disminuir los comportamientos negativos de las personas como la ansiedad. De esta manera, los muros verdes ayudan a reducir el estrés y reparan la fatiga mental, esto debido a la reacción nata de los seres humanos al estar cerca de elementos naturales.

¿Cómo se hace un jardín vertical?

Hay todo tipo de jardines verticales. Las soluciones varían entre espacios exteriores e interiores, tamaños y modelos, entre otras cosas. Además, el diseño y producción de estos elementos se va desarrollando y mejorando constantemente.

Pero todos ellos requieren elementos básicos y fundamentales para poder funcionar correctamente. Se requiere una estructura metálica o bastidor que va a sostener el jardín vertical, después se instala una capa de algún material impermeabilizante que evite que la humedad dañe la superficie donde estará instalado. 

Para sostener y distribuir creativamente las plantas se requiere una tela o fibra especialmente fabricada para jardines verticales que permite el crecimiento correcto de las plantas, además que ayuda a la correcta distribución del agua, aire y nutrientes.

¿Qué plantas se pueden usar?

Se pueden usar diferentes tipos de vegetación, sin embargo, existen restricciones dependiendo del tipo y propósito del muro verde. Además, se deberán estudiar las condiciones climáticas y geográficas de la zona para conocer qué tipo de planta. La ubicación y tecnología disponible jugará un factor muy importante a la hora de seleccionar la especie de plantas a usar. Por ejemplo, algunos jardines verticales pueden requerir plantas que puedan sobrevivir periodos de sequía debido a la falta de agua de lluvia y humedad.

Cuidados y mantenimiento

La clave para mantener la salud de las plantas es crear un ambiente estable para ellas. Los cambios repentinos pueden causar estrés a las plantas y conducir a problemas como enfermedades o plagas. El agua es vital para la supervivencia de las plantas, razón por la cual la mayoría deben tener sistemas de riego integrado. También se necesitan de nutrientes básicos y mantenimiento como reemplazos periódicos para compensar la pérdida de plantas.

Para que un jardín vertical funcione como debe, todos sus mecanismos deberán funcionar correctamente. Por ello, es recomendable asesorarse con algún experto en el área para así asegurar la correcta elaboración y mantenimiento de estos bellos elementos naturales.

Por: Arq. Gustavo Krauss Santesteban

MÁS NOTICIAS DE JARDINERÍA

Descarga la nueva edición